UN AIRE DE FAMILIA

03-01-2013

Desde sus comienzos en 1853, Goyard se ha visto confrontada una y otra vez con una decisión muy sensible: inventarse un nombre apropiado para cada nueva creación.

Una elección corneliana que es también una elección sumamente simbólica y significativa, ya que los nombres elegidos por Goyard no son el resultado de un mero capricho o de la casualidad, sino que están inspirados en su rico legado. A su propia manera especial, hacen mucho más que contarnos su historia: revelan su intimidad e imaginación.

Muchos de ellos son parte integral de una geografía sentimental en la que las raíces provinciales, la identidad parisina y los horizontes distantes se mezclan. Por ejemplo, la pluma Clamecy fue denominada así por la pequeña ciudad de Morvan de la que son originarios los Goyard, mientras que la bolsa Bellechasse - diseñada originalmente para contener y transportar botellas de vino - debe su nombre a la calle en el 7º arrondissement de París donde vivió el amante del Grand Cru para el que se hizo a la medida. No hace falta decir que el bolso Fidji o el Saint Martin son invitaciones irresistibles a soñar y viajar.

Adornados con toques de madera de haya - el material tradicional preferido para las varillas de refuerzo utilizadas para los baúles Steamer - y los clavos "Malletier", el bolso Marquises pertenece evidentemente al árbol de la familia Goyard, y rinde tributo al ancestral "saber hacer" y códigos estéticos de la Maison. El hijo espiritual del Saint Louis pertenece también a la geografía imaginaria de Goyard, un mundo donde se pasa sin ningún esfuerzo de una isla minúscula enclavada en el corazón de París a un archipiélago del Océano Pacífico amado por Gauguin y Jacques Brel. 

Pero más allá de este legado permanente, el Marquises cultiva su diferencia y afirma su propia personalidad mediante una reinterpretación radical del Saint Louis, ya que las formas suaves del icónico bolso tote se transforman en volúmenes estructurados y líneas limpias.  Sin embargo, aunque exhibe un parecido familiar, y tiene la misma habilidad para mostrar una elegancia intemporal y una practicidad realista - esto último ilustrado por la incorporación de una cremallera - el Marquises no es simplemente una variación del Saint Louis, o el nuevo heredero de un prestigioso linaje: es un clásico en el tiempo atrevido y singular que se sitúa de inmediato en la esfera de Goyard.

03-01-2013
 

PESO PLUMA

07-04-2014

GATO CHIC

10-11-2013

UN DUO GANADOR

07-10-2013